jueves, 28 de febrero de 2008

EL SILENCIO Y LAS LAGRIMAS.


EL SILENCIO Y LAS LÁGRIMAS

“...Tiempo de callar y tiempo de hablar” (Eclesiastés 3:7b)
Es común es mis labores de consejería , ver a las mujeres que lloran, muchas de ellas por el maltrato verbal de sus cónyuges. Una me decía que prefería guardar la ley del hielo o la indiferencia a su esposo.


El refrán, “El silencio es oro, y la palabra plata” es aplicable cuando es necesaria la prudencia; pero no hablar al cónyuge, y castigarlo con el silencio, es perjudicial porque la familia llora y se rompe la comunicación
Leí el caso de un esposo que por dos años no le habló a su esposa, él se mantuvo en contacto y en buenas relaciones con los otros familiares, pero a su cónyuge le aplicó “la ley del hielo”. ¿Por qué actuamos con malicia, indiferencia y venganza?


No es aconsejable refugiarse en el silencio, porque se evade el problema y así cortamos la comunicación; en cambio si hablamos y escuchamos, los hijos aprenden a “ventilar sus asuntos personales” con inteligencia.


Las lágrimas son legítimas cuando el momento emocional lo requiere, un ser querido que muere, un dolor; pero cuando la usamos a propósito, es una manipulación eficaz para destruir el hogar. Esto no puede ser.
Es clave que usted adore a Dios y lo sirva, con santidad de vida. No es posible predicar, enseñar y hasta ministrar a otros, si usted ha hecho daño con su silencio, o con lágrimas manipuladoras.


Las devociones personales y la comunión con Dios tienen que ser santas No hagamos burlas pesadas, ni dejemos de hablarnos ni ser indiferentes ya que esto, lo único que demuestra es inmadurez. Por consiguiente, aprendamos a tratar a la gente, para que Dios oiga la oración. Seamos prudentes para guardar silencio y para saber hablar.



Todo tiene su tiempo y su espacio, por consiguiente, hable y calle.

miércoles, 27 de febrero de 2008

QUE RICO ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

video

tremendas nadadoras traidas desde cali city.

La hermana Mirian, Esperanza, Cristina

Monica y yo Omaira.

El grupo de Natacion caleño.

LA SOLEDAD

LA SOLEDAD
la medida que poseemos un punto de referencia humano, un sentido dpertenencia: “Mi gente” de alguna manera, los otros nos ayudan a definir cuán valiosos y queribles somos.

Sin embargo, una cosa es sentirse partícipe y disfrutar de la camarilla, y otra muy distinta crear dependencia. La dificultad de estar solo o el miedo a la soledad se origina, al menos, en dos conceptos negativos.
El primero, se refiere a la incapacidad de cierta personas para hacerse cargo de sí mismas. Los pensamientos bloqueados son, ”No soy capaz” o “Necesito que alguien me proteja”. La soledad es percibida como desolación peligrosa e inseguridad, es decir,desamparo. Si no consigue quien “Les proteja”, la ansiedad puede llegar a límites inusitados.

El segundo es típico de las personas que se consideran no queribles. En estos casos, la autoestima hace que la sociedad se convierta en desolación afectiva. Un desierto de abandadono difícil de aceptar, casi un destierro.La crisis suele estallar los viernes o sábados por las noches.No tener programa es la confirmación de que no se está cotizando. El objetivo es evidente: que alguien los haga sentir apetecibles y deseados;en otras palabras, ser afectivamente normal. Si no se alcanza la meta, la depresión puede hacer mella.

Nadie esta inmune a la soledad; toda persona puede llegar a experimentar esta situación, por eso es importante saberla sobrellevar. Es conveniente estar con ella de vez en cuando. Bien administrada aunque duela , es una oportunidad par encontrarse a sí mismo, conocer y fortalecer el potencial que tenemos rezagado.
Puede ser en esos momentos, en que nos puede ayudar para recordar que hay un Dios que está interesado en darnos su ayuda y compañía. Pues él ha prometido en su palabra. Nunca te desampararé ni te dejaré solo, en donde quiera que estés yo , dice Dios estaré contigo. La soledad es una de las experiencias más difíciles de sobrellevar. Aunque algunas sociedades se inclinan hacia el aislamiento interpersonal, otras se han levantado en una cultura donde el grupo social inmediato es determinante. La familia, los amigos, los hermanos, los hijos, los primos, las tías y hasta los vecinos, conforman el hábitat de convivencia, los vínculos que definen quiénes somos y para dónde vamos.

Reafirmamos nuestra valía personal en
Podemos ver casos de hombres que sirvieron a Dios , en muchas ocasiones se sintieron solos, y en esos momentos vieron como Dios suplió sus necesidades y estuvo con ellos; Casos como el profeta Elías que vivió momentos de angustia y soledad, y aunque actúo equivocadamente Dios estuvo con el. (1 Reyes 19: 1-18).
Allí este profeta se encontró físicamente cansado, pero Dios en su misericordia le alimentó, estaba emocionalmente confundido, y Dios le ánima demostrándole que su presencia está con él, la decisión de este profeta fue esconderse y no busco a Dios, aun así Dios le guía a seguirlo de nuevo, y allí en esa cueva él decide aislarse de la sociedad, pero Dios le habla de las personas que Él estaba preparando para que tuviera compañerismo y no estuviera más solo.
Puede decir usted , ahhh¡ eso lo hizo allá con este hombre, pero recuerde una cosa, el Dios que estuvo con Elías , es él mismo que quiere estar con usted hoy y siempre.





Utilice su soledad para tomar una determinación de buscar a Dios, y podrá ver que él es real , que le va a ayudar y que nunca le dejará. No determine vivir una vida de soledad en sus propias fuerzas, alejado de todo; Busque la dirección de Dios y vera que Él tiene personas que quieren rodearte de su compañía y amor.



HE AQUÍ YO ESTOY CON
VOSOTROS
TODOS LOS DÍAS.









Medita en (Salmos 42: 1-11)